Planchando con Satie

 

pianoSe ruega leer escuchando Gymnopédie nº 1 de Erik Satie:

https://www.youtube.com/watch?v=zWgC8hRlOK4

 

 

Hay momentos de la  prosaica cotidianeidad que pueden convertirse en sublimes.

Me dispongo a compartir uno

 

  Señoras…

               Señoritas…

                         Caballeros…..

 

Declaro que una de las tareas domésticas que más me gusta es planchar,

coger un buen montón de ropa y ver como las prendas van recobrando su tersura,

su aspecto original, fresco y valiente.

De guiñapo a camisa,

de churro a pantalón.

Y, mientras plancho, mi vida también se alisa….

Voy deshaciendo las arrugas mentales, los problemas encuentran soluciones,

ó, finalmente, una vez planchados, adquieren aspecto de aceptables…

 

Ocurre también,

que tengo el privilegio de planchar con acompañamiento musical.

Mi hijo suele tocar el piano mientras plancho

y así las melodías guían mis pensamientos,

entre los bufidos vaporosos

de mi pequeño dragón eléctrico.

Y cuando Gustavo toca a Satie….

la combinación resulta perfecta,

sublime.

El acto de planchar se convierte en un pequeño ballet,

los movimientos y las emociones siguen las cadencias del compositor

y el ritmo se ajusta,

alegre, saltarín o melancólico,

manga, preocupación, espalda,

cuello,  añoranza, puño

pernera, bordado, servilleta.

 

 

De vida sumamente estrafalaria, con un sentido del humor caustico y genial  que trasladaba  a composiciones escritos y actitudes, su personalidad llena de voluntarias contradicciones me inspira  cómplice ternura y admiración

Aunque tuvo muchos y célebres amigos, vivió siempre sólo en una habitación minúscula a la que jamás dejó entrar a nadie. Se declaraba filófono pero huía de toda clasificación. Defendía la música como algo para el disfrute sin más pretensiones y se reía, como yo, de los críticos y su petulancia.

Entre su amplísima producción musical:  desde las canciones de cabaret hasta el ballet vanguardista “Parade”, Satie compuso también lo que él llamaba “música de amueblamiento”,  para  escuchar mientras se realiza cualquier  otra acción.

    Le habría divertido  saber que le escucho  mientras plancho mis heridas.

 

 

Para acercarse al hombre

Erik Satie: “Memorias de un amnésico y otros escritos” 2007.

Ediciones Ardora ISBN 84-88020-03-1

 

Imágenes: Piano (Foto Gustavo Manterola). Retrato de Satie por Ramón Casas y dibujo del propio Satie


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s