Escupitajo electoral

Domingo por la mañana.

Sobre la mesa, una taza humeante de té verde, pan recién hecho, huevos de codorniz, aguacate, mermelada casera y la prensa, el sol otoñal baña la escena, huele a felicidad dominguera, todo es perfecto… hasta que su mirada se posa en la portada del suplemento dominical. Allí están 5 candidatos y una ausencia portando cada uno un espejo para mostrar ¿sus dos o más- caras? ¿Su innegable narcisismo galopante?

Ella,  optimista irreductible,  pacifista a ultranza, siempre tan correcta y respetuosa, los insultos no figuran en su vocabulario,  ella que durante años había guardado con ilusión los programas electorales en la vana esperanza de ver las promesas cumplidas, sintió las ganas y no pudo reprimirse, le brotó del alma, de la indignación de enfrentarse  a los mismos rostros  de aquellos ególatras que tenían la desvergüenza de volverse a presentar cuando acababan de demostrar que no eran capaces de llegar a un simple acuerdo  para gobernar, que confunden ahora a los electores en un juego de estrategia perversa y  nos obligan a sufragar un  despilfarro  electoral innecesario por pura ineptitud. Y el escupitajo voló sobre el desayuno directo a la portada, bañando a los candidatos de una saliva cargada de todos los insultos que por educación nunca pronunciaría.

Y hoy domingo, gris y frío como la causa, conteniendo las náuseas yo, como todos los que hemos acudido a las urnas cumpliendo con nuestro deber, he vo(mi)tado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s