Entrevista de Javier Otaola a Maria Luisa

Manifestación Día Internacional de la Mujer
Madrid 08.03.2018

Conocí a María Luisa en el año 1995 en Vitoria-Gasteiz, y aunque luego se trasladó a Madrid, a pesar de la distancia hemos mantenido una amistad fecundísima en la que han participado también nuestros cónyuges, nuestras hijas y sus hijos, la familia extensa, hermanos y sobrinos y otros amigos y amigas, una amistad que espero nos acompañe hasta el final de nuestros días.

1.- ¿Cómo has vivido el aciago y enorme acontecimiento de la pandemia de Coronavirus? ¿Cómo te imaginas la Nueva Normalidad para después de la pandemia? ¿Qué impacto ha tenido en el ámbito de la cultura y cómo te imaginas la nueva normalidad que nos espera?

He vivido la pandemia y el confinamiento con bastante serenidad y, aunque parezca extraño, con agradecimiento. Agradezco – sin haber deseado que fuera por esta causa terrible y dramática para la vida de muchas personas y sus familias-, el tiempo que me ha dado. Siempre me he sentido muy responsable de mi vida, en la que suelo hacer algo bastante parecido a lo que he decidido, y por tanto no diré que mi vida anterior a la pandemia fuera errada o necesitara un cambio. Sin embargo, agradezco esta pausa, la llegada regalada de este tiempo suspendido. Paradójicamente, no lo he llenado con grandes cosas sino con cosas pequeñas pero importantes para mí y sobre todo, de silencio y paz.

Por otra parte, estas semanas de intensa convivencia con dos de mis hijos -tengo tres- ha sido muy agradable, creo que hemos aprendido mucho unos de otros, a veces conversando y otras simplemente mirándonos, observándonos.

Imaginar la nueva normalidad…. He ido modificando mi idea con el tiempo, tuve una fase radical en la que creí que todo sería distinto y sin posibilidad de retorno, otra igualmente extrema en la que me di cuenta de que nada cambiaría, ahora me encuentro en una via di mezzo en la que creo que habrá más cosas de las que creemos que van a cambiar, pero no lo sabremos hasta pasado un tiempo y por ello, solo haciendo un esfuerzo de comparar el antes y el después, tomaremos conciencia de los cambios. El presente es demasiado potente, atrapa nuestra mente adaptativa, mientras que olvida el pasado con mucha facilidad.

El ámbito de la Cultura es, junto al Turismo con el que está muy vinculado, el que se ha visto más alterado y perjudicado. Hasta que no tengamos una solución definitiva para defendernos del Covid-19 no podremos volver a teatros, cines, óperas y grandes exposiciones en museos tal y como lo hacíamos. Esto va a dejar una intensa huella en el sector, a nadie se le escapa, es duro, pero por carácter me niego a llorar sobre la realidad. No olvidemos que hablamos de Arte, la actividad más creativa que puede realizar el ser humano y por tanto confío y creo en que las artes escénicas y las plásticas se abrirán paso. Ya lo están haciendo, hay iniciativas muy interesantes en la red: conferencias y cursos, debates, exposiciones virtuales muy conseguidas, subastas, ventas cerradas, artistas que abren sus estudios virtualmente, etc. El público y los profesionales tendremos que adaptarnos.

2.- El confinamiento ha dado un nuevo y decisivo papel a las Redes y a los medios digitales ¿Crees que será duradero? ¿Qué papel están jugando las Redes sociales en la “conversación pública”? ¿Cómo cambiará esto la manera de informarnos y de relacionarnos en el futuro? ¿La digitalización nos une o nos distancia?

Si, en mi opinión será duradero, ya lo estamos viendo, se van a desarrollar de manera increíble.

Teníamos algunas Redes sociales que usábamos con fines particulares y también profesionales, pero ahora su uso se ha hecho más intensivo y han entrado otras plataformas muy útiles para reuniones y eventos en grupo, por ejemplo. Además de su variedad y utilidad según la necesidad, lo que más me gusta es que es un software sencillo de usar y gratuito, o con un precio muy asumible. Parece que todo va a favor de fomentar las relaciones, de establecer vínculos.

El universo de las redes es muy complejo y cada vez lo será más. No es solo un cauce de información personal o colectiva, sino que también sirve de altavoz de noticias o eventos ya publicados en otras plataformas o medios, como libros, conferencias prensa, etc. La cantidad y variedad de lo que circula en la red es abrumadora, pero su valor es muy dispar, tendremos que aprender más que nunca a filtrar, hay una presunción de veracidad en ellas que es necesario contrastar.

Yo creo que la digitalización nos une como seres humanos, pone en circulación los acontecimientos grandes, o los domésticos, que ocurren en tiempo real y eso es super potente, hace visible la idea de aldea global referida al mundo que habitamos.

5.- Si yo tuviera que escoger un solo rasgo para definirte, por lo que te conozco diría: “el ansia de belleza”. Ese anhelo o búsqueda me parece una constante en tu vida, en la elección de tus estudios de Historia del Arte y Museología, en tu amor por Italia, y por la bella lingua, en tu gusto decorativo, en la importancia que das a los detalles, en tu amor por todas las Artes, en  tu desempeño como Directora del Museo de Arte en Vidrio de Alcorcón-MAVA. La mejor visita a un museo que yo haya realizado jamás fue una que hicimos contigo, al Museo Thyssen, en la que tú fuiste nuestra guía particular. ¿Te acuerdas? ¿Te reconoces en este rasgo de buscadora de la belleza? ¿Qué alimenta esa pasión? ¿Qué es la Belleza?¿La belleza es sólo lo entero, lo brillante, lo perfecto o como enseña el Kintsugi japonés lo quebrado y lo roto puede también embellecerse con cicatrices de oro? ¿Cómo se lleva el Arte contemporáneo con la Belleza? ¿El llamado Arte conceptual no ha roto ya toda relación con la idea misma de belleza?

El ansia, el anhelo de belleza, el encuentro con la belleza en todo. Sí, completamente. La belleza es el alimento de mi alma, ya sea ésta natural o producto del hombre, ambas me fascinan y conmueven. Es cierto que la belleza no está siempre en lo bonito y acabado, bello es también lo sublime y lo tremendo, lo fuerte, lo desgarrado.

El arte contemporáneo está plagado de belleza, pero ésta no es perfecta como lo era la del Renacimiento o idealizada como la del periodo Clásico. Desde el Dada de principios del siglo XX, el arte contemporáneo cambió radicalmente el significado de la belleza, dejó de ser necesaria y mudó su valor y su contenido, se hizo más exigente, perdió su evidencia.

Ahora, según Byung-Chul Han, un pensador que me gusta, el tipo de belleza que se valora es la de lo liso y brillante, la que no ofrece resistencia, la trasparente. Yo, sin embargo, sigo prefiriendo la belleza resistente, la que hay que desvelar, la que no es preciosista. En este sentido, tampoco me siento cerca del Kintsugi japonés, por su excesivo control y evidencia. Colocar oro en las grietas no hace más bello el objeto sino menos, la grieta es bella en sí misma, sin necesidad del oro. No hago un culto al objeto, me interesa más el gesto.

La belleza también está en las personas, hay belleza en las palabras y en el modo de hablar, en el ritmo y cadencia, en el trazo de una estela, en una esquina, la vida está plagada de belleza y elijo mirarla, y tratar de contribuir a ella.

6.-Como Directora del MAVA eres una autoridad en Arte contemporáneo en Vidrio. Háblame de lo que es el MAVA dentro del panorama del Arte Contemporáneo español, de su relación con el Studio GlassMovement surgido en los EEUU, con otros movimientos artísticosy con otros Museos monográficos en vidrio. ¿Qué tiene el vidrio que lo hace tan singular desde el punto de vista artístico?

Soy directora del MAVA desde hace más de 15 años. Me formé como museóloga en Florencia con una beca, pero al llegar al museo tuve que ponerme a estudiar e investigar en un campo muy particular que es el vidrio, del que nada sabía. El vidrio es un material increíble, complejo e inabarcable, tiene muchos aspectos que van desde su pura apariencia –extremadamente variada porque ninguna le es propia, como su forma-, a sus técnicas y modos de trabajarlo, por ejemplo, o a sus propiedades metafóricas y polisémicas. Tiene una antigüedad milenaria pero su uso en obras de arte ha sido muy reciente, de modo que podemos decir que es un material joven y nuevo. Al margen de alguna obra aislada como El gran vidrio de Duchamp, los iglús de Mario Mertz y alguna otra obra del Povera como las de Pistoletto, el vidrio no se ha comenzado a utilizar con cierta frecuencia en el arte contemporáneo hasta el Studio Glass norteamericano de los años 60.

Conferencia en ICOM-Kyoto 2019
Entrevista para La aventura del saber, RTVE 2019
Inauguración de una nueva sala en el MAVA titulada “Rompiendo el techo de cristal” marzo 2019

El Studio Glass fue un movimiento, porque no solo implicó a artistas sino también al mundo de la enseñanza, con estudios específicos en universidades y escuelas creadas ad hoc; a la industria, que se vio estimulada a fabricar nuevos formatos de vidrios y colores compatibles fáciles de usar, también afectó al mercado del arte, con la apertura de galerías y el coleccionismo que eso genera, a la creación de nuevos museos, etc. El MAVA se funda en 1997 en un momento similar al que se abrieron otros museos en Europa, en América, Australia, Japón, etc. Pero como tantas cosas, el Studio Glass, siendo un movimiento que ha tenido una expansión rápida y universal, en España no empezó a ser conocido hasta los años 80.

Hoy el Studio Glass está superado porque ha cumplido su función, ahora sí podemos decir que el vidrio es un material que el artista usa en sus obras -también en nuestro país-, aunque lo más interesante para mi es que ese artista no es un “artista de vidrio”, no solo usa y trabaja el vidrio en sus obras, sino que este tipo, que lo hay, convive con otro que es el artista plástico trasversal, que emplea materiales diversos según el proyecto y, entre ellos, está el vidrio.

El último salto fue cuando en 2009 nace Glasstress, un proyecto que introduce el vidrio dentro del circuito del arte contemporáneo internacional al invitar a artistas de renombre como Kiki Smith, Jean Fabre, Jaume Plensa, Tony Crag, Louise Bourgeois, Cesar, Ai Weiwei, Mona Hatoum, y muchos otros, a que diseñen obra para que los maestros sopladores de Murano la produzcan. El resultado es espectacular y se expone como evento paralelo a la Bienal de Venecia.

Tulio Pinto, ARCO 2020

En ARCO 2020 había bastantes obras con vidrio, entre las mejores, las del artista brasileño Tulio Pinto, que me gusta mucho, del norteamericano Daniel Asham, e incluso del conocidísimo Olafur Eliasson.

Olafur Eliasson, ARCO 2020

7.-Por lo que te conozco ejerces cotidianamente y con naturalidad tu igualdad humana en perfecta sintonía con tu singularidad femenina. ¿Qué opinión te merecen los debates en el seno del activismo femenino a nivel nacional e internacional?

Soy feminista, en ejercicio, no solo de pensamiento. Pertenezco a una asociación feminista de profesionales del arte contemporáneo llamada MAV, Mujeres en las Artes Visuales, donde artistas, comisarias, galeristas, directoras de museos y centros culturales, profesoras de universidad, criticas, coleccionistas, etc. nos reunimos y analizamos las acciones que se pueden emprender frente a situaciones que todavía hacen sentir que la labor de oposición y denuncia son necesarias. Hay muchos ámbitos en los que, sin darnos cuenta, todavía la mujer tiene una situación discriminada, por ejemplo, en su representación en las colecciones de los museos, en la composición de los jurados de los premios, en el gasto que se hace en adquisiciones de obras con destino a los museos públicos, en el precio entre las obras realizadas por artistas mujeres y varones, etc. También hay casos –afortunadamente poco frecuentes-, en los que hay que seguir incidiendo en lo obvio, que es que la artista, como el artista, es libre en su creación. Esto ocurrió hace poco con la obra de la artista andaluza Charo Corrales, en la que se autorretrataba como Inmaculada con la mano en su pubis. Escribí sobre ello en https://vapordeltiempopresente.com/2019/07/18/maculadas-si/, un blog que tengo con otras tres amigas. El revuelo que causó esta representación, con la denuncia de varios partidos de la derecha ante la fiscalía, fue enorme, y MAV estuvo detrás, defendiendo a la artista y haciendo una labor de pedagogía social sobre la autonomía de la mujer para elegir su propia representación. Al final las denuncias fueron archivadas y la artista consiguió mucha publicidad gratis.

Al margen de este feminismo público, en mi vida privada también proyecto una mirada feminista. Eso no significa que esté enfadada ni que quiera vengarme de los hombres – que, por otra parte, me gustan- sino que estoy atenta. Tengo tres hijos, varones los tres, con los que tengo una estupenda y abierta relación de amor y respeto, y a los que he educado en la igualdad, sin embargo, no podemos decir que su generación tenga normalizada la igualdad. La igualdad de sexos, o de géneros, ha de ser todavía trabajada, el sesgo patriarcal es demasiado poderoso en nuestra cultura, su prevalencia durante siglos y los privilegios que todavía reporta, son cuestiones que se oponen al cambio completo y natural.

Los debates sobre el feminismo me parecen oportunos, han de producirse. Que los haya dan idea de que no es un tema superado.

8.- Para profundizar en la cuestión del feminismo(s) quiero citar a una feminista radicalmente igualitaria, CamillePaglia — autora, entre otros trabajos de Sexual Personae, que ha mantenido y mantiene posiciones muy contestadas por toda clase de puritanismos, por los diversos machismos, así como por otras feministas. Podríamos parafrasear la tesis central de Paglia diciendo que “las mujeres debemos partir de la misma línea de salida en cuanto condiciones de libertad para optar por la vida que queramos vivir, pero si nos tomamos la libertad individual en serio tenemos que asumir que eso no significa que tengamos que llegar todos y todas —varones y mujeres— estadísticamente a la misma línea de llegada. “

Así dice, cito: “El problema del feminismo [oficial] es que no representa a un amplísimo sector de las mujeres. Por eso se ha centrado en la ideología y en la retórica anti-masculina en lugar de hacerlo en el análisis objetivo de los datos, de la psicología humana y el significado de la vida”…/… “No creo que la carrera laboral deba ser lo más importante de la vida de una persona”. Cfr. Entrevista EL MUNDO

Paglia protesta también contra una visión del feminismo en términos exclusivamente políticos obviando que —desde Freud al menos — la pulsión sexual del ser humano no se puede obviar si queremos entendernos de una manera integral; así Paglia critica que se haya abandonado al psicoanálisis y sus enseñanzas en el movimiento feminista, lo que lo hace “incapaz de entender o analizar las relaciones sexuales. Sin Freud no se explica lo que pasa entre hombres, mujeres, hermanos…”.O por ejemplo cuando dice estar en contra del “tipo de feminista que cree saber qué es lo mejor para las mujeres. Hay una actitud muy elitista en el feminismo”.

¿Qué opinión te merecen estas consideraciones de Camille Paglia? ¿Somos “hombres” y “mujeres” exclusivamente en nuestro nivel político? ¿Cómo entiendes personalmente la lucha feminista? ¿Qué significa ser feminista hoy? ¿Basta con no ser machista para ser feminista? ¿A tu juicio la lucha LGTB es también una lucha feminista? ¿Cuáles son los desafíos del feminismo hoy?

Tengo que decir que sabiendo de tu admiración por Camille Paglia he leído Sexual Personae. Arte y decadencia desde Nefertiti a Emily Dickinson un ensayo enjundioso y prolijo, un gran estudio sobre la sexualidad y, además, con el arte como trasunto, me ha gustado mucho. Pero Paglia–ella misma lo dice-  tiene un método sensacionalista para referirse al feminismo, un método provocador en contra del feminismo radical y victimista, con el que yo tampoco me identifico, y también en contra de un feminismo simplón, que este estudio quiere poner en evidencia.

En general no me gustan los tutelajes, ni del varón ni delas feministas. Por otro lado, ¿quiénes son “las feministas” ?, hay muchas corrientes, no creo que nadie tenga el derecho de arrogarse esa voz en exclusiva. Creo que hay tantos feminismos, como formas de estar en un pensamiento progresista o en uno conservador. Es decir, hay elementos comunes y esenciales, pero el resto son ya sensibilidades y visiones personales. Estoy totalmente en contra del feminismo dogmático, como lo está ella.

Hoy, en el mundo occidental, por más que haya muchas cosas que necesitan ser corregidas, hablar ya de lucha feminista es un anacronismo que no va a favor del cambio de conciencia que queremos crear las mujeres. No se trata de una confrontación, ni de buscar venganza o ventajas, sino de actuar de manera sensata y contundente con la lógica aplastante de que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos.

Por supuesto, el feminismo no es ni puede ser igual en México o en los países árabes, que en el mundo occidental. En nuestro mundo, el feminismo trabaja hoy a unos niveles, que podríamos llamar, sutiles, hablamos del lenguaje, de expresiones, de micromachismos, de tics en hábitos y costumbres… o, dicho de otra forma, ellas están en el feminismo de supervivencia mientas nosotras estamos en su cuarta ola.

No ser machista es ya estar cerca del feminismo. No es necesario que califiquemos o nos califiquemos, la actitud es lo que importa.

Creo que las reivindicaciones LGTB no están dentro del feminismo, pero sí es cierto que la mujer arrastra en su reivindicación a otros grupos marginados o que demandan protección, como el movimiento LGTB, el movimiento antirracista o el animalista, por decir algunos. En el fondo hablamos de lo mismo, igualdad y reconocimiento del otro, pero para mí ahí terminan las coincidencias. De hecho, creo que en ocasiones nos ha perjudicado la identificación de las reivindicaciones LGTB con las feministas, en mi opinión cada corriente tiene su propio campo de acción y los cambios que demanda son distintos.

Por último, creo que el feminismo tiene como desafío ganar a la sociedad en general y a los jóvenes en particular para su causa, para ello ha de hacer una campaña de lavado de su propia imagen. El feminismo tiene mala prensa, también interesa que así sea, es antipático e incomoda, pero no puede ser que cuatro locas gritando y tirando piedras se apropien de la imagen de un feminismo global, serio y adogmático, porque el feminismo sigue siendo necesario. Hasta que deje de existir una brecha en los salarios, se suprima el techo de cristal en la carrera profesional, hasta que no haya sacerdotisas en la Iglesia católica, etc., y no digamos hasta que nos dejen de matar y nos encierren detrás de un burka, seguiremos necesitando al feminismo.

9.- Toda nuestra cultura está llena de referencias al amor romántico. El amor romántico es, desde hace siglos,el tema central de la literatura, luego lo ha sido del cine, generando discursos con gran impacto en la construcción de la subjetividad e identidad de las personas. ¿Crees que el ideal del amor romántico no es más que un artefacto patriarcal ideado para promover la desigualdad entre hombres y mujeres? ¿Hay un romanticismo masculino y otro femenino? ¿Bécquer, Werther, Karenina, Romeo y Julieta han muerto? ¿Es nuestra generación todavía tributaria del amor romántico o somos más de la Celestina? ¿Crees que nuestros hijos e hijas han interiorizado también el arquetipo del amor romántico o estánen otras formas de relación: amores circunstanciales, parejas abiertas, amor sin compromiso, ¿poliamor?

El amor romántico es un asunto complejo al que sigo dando vueltas, me interesa mucho. A lo largo de mi vida he ido cambiando de idea de lo que para mí era, o debía ser, el amor de pareja. La realidad ha quedado muy lejos de las expectativas que me había hecho, y supongo que a la mayoría nos ha pasado lo mismo, varones y mujeres. A cada sexo se nos ha exigido cumplir un roll muy determinado para construir y mantener la falacia del amor romántico, y ambos hemos sido engañados por igual.

Nuestra cultura, a través del arte, la literatura y el cine, como dices, nos ha presentado el amor romántico como el único modo de completar al individuo, como el elemento sin el cual no eres pleno. La bella metáfora del Banquete de Platón convertida en imperativo, en yugo. El amor romántico así entendido, nos ha condenado entonces a un anhelo perpetuo que ha traído dolor y frustración a muchos.

Durante el confinamiento por la pandemia he leído Las nuevas soledades, de la psiquiatra psicoanalista Marie-France Hirigoyen. Ella reivindica algo que a mí me gusta mucho, la soledad. La soledad arrastra una imagen negativa que ignora la importancia de la interioridad. La verdadera lección de amor es aprender a estar solo y disfrutar la soledad.

La idealización de la pareja nos ha llevado a las mujeres de mi generación a completar carencias de nuestros hombres, a querer mejorarlos, a dar demasiado y no atender ni saber nuestro propio deseo. Gran error. Todos hemos perdido, nosotras y vosotros. El movimiento de respuesta ha sido el desencanto y el refugio en la soledad. Tal vez es esto lo que hemos trasmitido a nuestros hijos, que han reaccionado siendo muy exigentes, con ganas de amor y pareja, pero sin querer perder su autonomía. Cada generación reacciona polarizándose en lo opuesto a lo que ha percibido como error de la anterior. A nuestros hijos les toca el descreimiento, el no compromiso, las parejas abiertas, como tú dices. Cada generación comete sus propios errores.

Con todo, sigo creyendo que el mejor estado vital es el que se comparte con una pareja, el amor erótico reporta grandes beneficios para la salud física y mental. Amar, como decía From, es un arte y un ejercicio exigente, pero también hay un alto componente de fortuna en el encuentro con alguien.

10.- ¿Qué papel juega la amistad en tu biografía y en el mundo de tus afectos? ¿Tiene el mismo “sabor” la amistad mujer/mujer, que mujer/hombre? ¿Cabe una verdadera amistad entre hombres y mujeres?

La amistad es una parte fundamental de mi vida que se ha desarrollado más que el amor romántico, sin yo pretenderlo, posiblemente por ausencia de este, o no. Al final, necesitamos amar y ser amados, si no es de un modo será de otro, además, las relaciones afectivas de cualquier tipo requieren de tiempo, se emplea tiempo y energía en mantener viva una amistad, y mucho, si tienes varios mejores amigos, como es mi caso.

Por supuesto creo en la verdadera amistad, en la conexión de almas, con personas de todos los sexos y tendencias, tengo amigas heterosexuales y asexuales, amigos heterosexuales y gais. En la amistad no creo que el sexo sea determinante. Es distinta la amistad con unos y otros, pero como lo es también con personas de distinta procedencia, que hablan otros idiomas, que son de una generación distinta a la tuya, etc.

Me encuentro muy bien en la amistad, carece del conflicto del amor romántico, es más libre e igual, no genera dependencias, está más equilibrada. La ausencia de atracción sexual –aunque no de tensión erótica con unos y con otras- rebaja el desorden del amor dionisíaco de pareja.

Mis amigos me dan fortaleza emocional, son una fuente constante de enriquecimiento y estímulo, con ellos soy muy yo, me siento bien. Además, ¡lo paso en grande!

En este caso la suerte sí ha estado de mi lado al encontrarlos, encima, son muchos y muy distintos en edad, procedencia, sexo y antigüedad. Es extraño, porque soy una persona muy selectiva.

La más antigua es mi amiga Linda, treinta años ininterrumpidos. Compartíamos piso en Florencia (1990).  Es raro, porque ella es norteamericana –nunca he sentido demasiada fascinación por los norteamericanos-, además hablamos en italiano, sin embargo, hemos construido y mantenido entre ambas una fuerte amistad, con una lealtad y autentica fidelidad que muchas veces me llega a emocionar. En 30 años, nuestra amistad se ha puesto varias veces a prueba, siempre ha sido superada, es una roca.

Tengo dos parejas de amigos que lo fueron del matrimonio, cuando estaba casada, y ahora me los he quedado, jajaja. Tu e Itziar, Pámela y Carlos, juntos o por separado, con o sin nuestros hijos. Tengo también a mi amigo Sandro de Milán, con una amistad de hace unos diez años, con el que comparto la pasión estética por el vidrio y por su bello país, y finalmente mis más recientes amigos, Ana y Alfonso, dos grandes hallazgos de edad madura.

Es increíble lo rica que puede llegar a ser la amistad, no es igual con ninguna de las personas que he citado, con cada uno he establecido una amistad distinta y no solo porque ellos lo sean. Mis amigos son muy responsables de quién soy hoy.

11.- Dice un refrán vasco que “Semealabarik gabeko bizitza aingurarik gabeko ontzia “. [Una vida sin hijos es como un barco sin ancla], ¿Qué nos aportan existencialmente los hijos? ¿Cómo seríamos de no tenerlos? ¿Es generosidad o egoísmo traerlos a este mundo? ¿La familia en la que nuestra generación se crió, en qué se parece y en qué se diferencia respecto de la familia que nosotros hemos creado? ¿Qué tipo de familia crees que crearán —si lo hacen— nuestros hijos?

Los hijos nos aportan mucho, también en el plano existencial, si tenemos la apertura necesaria para que nos trasformen.

En todo caso mi idea de la maternidad es un tanto peculiar. Nunca he sentido que mis hijos fueran míos, he hecho muy poco para crearlos. Siento más bien que he sido el canal necesario para que estas tres personas vinieran al mundo y por ello, porque los he convocado, tengo la responsabilidad y el placer de cuidarlos de por vida. Cambiar la idea tradicional de sentir que mis hijos no me pertenecen, ni cuando eran niños, ha hecho que viviera la maternidad con un cierto extrañamiento, también como un privilegio.

Ser madre es una fuente constante de aprendizaje. Ellos me han obligado a hacerme mejor, a exigirme más. Pero la maternidad también es difícil y dura, muchas veces me he perdido como persona porque toda yo era solo madre y he tenido que hacer un gran esfuerzo para reencontrarme.

Tres hijos, los tres varones, todo un reto que intento llevar siguiendo un equilibrio entre la no intervención, desde el respeto y la admiración a sus elecciones, a veces tan distintas a las mías, y el impulso de intervenir para hacerles ver lo que yo veo, como un acto de amor de alguien que les conoce y ha vivido más que ellos. Es complicado. Voy tanteando, probando, corrigiendo, ajustando y al final, sabiendo que haga lo que haga, me voy a equivocar. En todo caso, estoy muy orgullosa del resultado, mi relación con mis hijos es intensa y franca, de auténtico amor y eso lo hemos logrado juntos. La responsabilidad me impidió durante mucho tiempo disfrutar de ellos, creo que la mayor lección que he recibido de mis hijos es aprender a soltar, a soltarles del todo, eso nos ha liberado a todos.

Sabía que quería ser madre, formar una familia. Provengo de una familia numerosa, somos siete hermanos, y siempre deseé reproducir el modelo de familia que tenía, lo divertido que era estar en casa, aunque también había mucho conflicto. Mis hermanos son muy potentes cada uno de ellos… supongo que entonces traje a mis hijos por egoísmo.

11.- ¿No crees que el modelo constitucional de 1978 ha sido lo mejor que los españoles hemos hecho como Nación para garantizarnos el más largo período de libertades políticas y civiles, de progreso social y económico que hemos tenido en los últimos trescientos años? ¿Cuáles han sido las condiciones que han permito ese éxito comparativo? ¿Cuáles son los tres problemas principales de España a medio y largo plazo?

Por supuesto, creo que la transición y la Constitución nos ha traído un largo periodo de paz y prosperidad interior, de reconciliación y de construcción de una identidad más sana y orgullosa de España como país, también de prestigio exterior como nación.  Me gusta España, entre todos hemos hecho un gran país. Tengo 55 años y recuerdo muy bien lo que era y cuánto hemos cambiado para mejor. Es extraordinario.

Pero tenemos también muchas carencias que vemos cada día en la falta de consenso para trazar las líneas maestras de nuestro futuro común, en la miopía de eso planes que hace que no pensemos a largo plazo y en grande, sino a corto y pequeño. Creo que nuestro principal problema son nuestros políticos de primera línea, los líderes, porque detrás de ellos veo gente más valiosa.

La cultura política es mala en España, la de los políticos, pero también la de los ciudadanos, no ejercemos bien nuestra responsabilidad cívica de informarnos verazmente, de contrastar informaciones, de exigir, de no admitir ciertas cosas como la corrupción, la falta de consenso, la crispación, etc. Durante muchos años se instaló entre nosotros la idea de hacerse político para no trabajar y ganar mucho dinero, tener privilegios etc. y eso trajo a la política a gente indeseable. Ahora es un poco mejor, pero queda un eco de aquella época nefasta que es difícil de suprimir. La vocación de servicio, la ética y el mérito profesional son los valores que tendríamos que tener, tanto nuestros representantes como los ciudadanos. No creo que esto sea solo un ideal, lo creo perfectamente posible, otra forma de construir el país es posible. Me molesta mucho cuando escucho que “las cosas son como son”, no, las cosas son como queramos que sean, y todos somos responsables de que cambien si no nos gustan.

Desde mi punto de vista los grandes problemas de España son la falta de cultura política y de ciudadanía a la que antes aludía, el escaso amor a la educación y no tener más arrojo en aplicar políticas creativas, ecologistas, solidarias, perfectamente equilibradas económicamente, pero de otro modo al que ahora rige y que nos han hecho creer que es el único. Al final, todo se reduce a más educación.

12.-Hemos hablado del modelo constitucional de España y del federalismo otras veces y sabes que a mi juicio el modelo constitucional ha derivado, de forma natural, a lo largo de estas cuatro décadas en un sistema prácticamente federal, y soy de la opinión que más pronto que tarde los españoles tendremos que reformar la Constitución del 78 para consolidar una Monarquía parlamentaria de naturaleza federal, que por otra parte es la continuidad natural de nuestra histórica Monarquía compuesta. ¿Ves mejores alternativas? ¿Por qué hay tanto recelo a la propuesta federal?

Creo que hay margen de mejora a la situación actual, desde luego se impone una reforma y actualización de la Constitución del 78 y el modelo federal tiene todas mis simpatías, ojalá venga por ahí un rejuvenecimiento ilusionado de nuestra democracia y de nuestro pacto como españoles.

Una monarquía federal sería un modelo político al que yo me uniría, tiene la ventaja de ser nuevo siendo esencialmente similar a lo que ya tenemos. Cataluña se podría sentir más identificada al tener un estado, y sería un buen momento también para barajar de nuevo y suprimir privilegios entre regiones en aras de unos supuestos derechos históricos totalmente anacrónicos y fuera de lugar hoy, en mi opinión.

Creo que el federalismo no tiene más adeptos, en parte precisamente porque hay regiones no interesadas en mover nada, y también porque en España nos cuesta mucho llegar a pactos y consensos de tanto calado. Solo la necesidad haría que fuera imperioso, y ese momento no ha llegado.

13.-Ortega y Gasset dejó escrito en el prólogo para su obra en versión francesa de La rebelión de las masas, publicada en mayo de 1937 un pensamiento que me parece esclarecedor:  Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral¿Cómo llevamos en España esta hemipléjica condición? ¿Es grave?

Sí, es muy grave, pero tengo esperanzas. La polaridad de visiones es de una estupidez simplona increíble. Por supuesto que cada uno se puede posicionar en unas ideas más progresistas o más conservadoras pero el objetivo ha de ser el mismo, hacer de nuestro país un lugar mejor, más igual, mas educado y próspero, y allí no se llega salvo con pactos de amplias mayorías. La población vive con frustración cuando el partido de turno en el poder hace cambios estructurales en solitario y luego son corregidos por el siguiente. La pérdida de energía, dinero, tiempo, etc… es sangrante. No nos lo podemos permitir, ni económica ni anímicamente.

Pero, como decía antes, otra política es posible y creo que se impondrá, por varias razones, una porque la opinión publica pide pactos –ver las encuestas del CIS- otra porque es evidente que nos hace más fuertes como país y refuerza nuestra imagen externa, pero sobre todo porque la mujer está cada vez más presente en la toma de decisiones, tanto en la empresa y las finanzas como en la política y la administración, su influencia será fundamental para llegar a este cambio.

14.-Tú y yo hemos compartido una iniciativa feliz que nos ha dado en los últimos tres años numerosos y amicales encuentros en torno a una mesa para conversar con diversos invitados que, por razones personales, profesionales o políticas tenían cosas que contarnos y la gentileza de compartir mesa con nosotros, a saber, el Club de los Iguales de Madrid. Seamos subjetivos¿Qué experiencias y qué “salario” intelectual y personal has ganado en estos encuentros? ¿Qué invitados o invitadas recuerdas más vivamente? ¿Serán posibles estos Cenáculos en la Nueva Normalidad?

El Club de los Iguales ha sido, y seguirá siendo, un invento tuyo genial. Su implantación en Madrid fue desde el principio un éxito.

La palabra compartir resume muy bien lo que significa para mí el Club. Comparto su organización contigo y con otros grandes amigos, lo que ya de por si es un placer por la ocasión de realizar cosas juntos que nos divierten y estimulan; comparto con otros Iguales el enriquecimiento intelectual que supone las conversaciones con nuestros invitados; juntos escenificamos el evento de compartir una cena que nos da el privilegio de acercarnos a personajes de una altísima calidad profesional, académica y humana que aceptan de manera natural, e incluso agradecida, nuestra invitación. Es decir, es un proyecto social e intelectual coral y, por tanto, muy potente.

Recuerdo bien cada una de las cenas que hemos tenido en los tres años de Iguales en Madrid, todas han sido estimulantes, pero tal vez me quedaría con la cena con Angel Gabilondo, con el Doctor Rafael Matesanz y con Pilar Najera.

15.-Un viejo adagio gremial dice que “lo que hacemos nos hace”: ¿qué cosas has hecho y has deshecho a lo largo de tu vida que han terminado perfilando lo que eres?

¡Qué pregunta¡ te tendría que contar mi vida-que conoces muy bien- para responder, porque soy de las que creen en el libre albedrío y por tanto en que tú haces para hacerte. En todo caso, en mi vida hay hitos que la han definido y lo interesante es que casi siempre he sido consciente de que estaba ante uno de ellos antes de tomar la decisión, que estaba poniendo una piedra a rodar desde lo alto de una montaña, lo que no sabía era su alcance.

La elección de la carrera de Historia del Arte y mi pasión por los museos me llevaron a realizar un master en Florencia y aprender italiano, esto ha marcado mi vida profesional y también la personal. La elección de mi pareja y fundar una familia, en vez de dedicarme al mundo académico en Murcia, que me interesaba mucho-en esos años en España para la mujer casi era o lo uno o lo otro- me trajo a Madrid y Vitoria, lo que me llevó a conoceros y a no regresar a Murcia. Le decisión de deshacer mi matrimonio y trasladarme de casa, junto al ingreso en una asociación filantrópica, son mis últimos haceres que me están haciendo.

Lo que quiero decir es que mi vida es coherente con mi carácter, no me gusta dejarme llevar –lo normal es que me hubiera quedado en Murcia, como todos mis hermanos, nada en mi vida hubiera sido igual-, sino tener la sensación de decidir dónde y con quien quiero ir, otra cosa es que no siempre haya podido ser así. Veo y acepto que hay cosas que no están en mi mano que ocurran o que querría haber impedido que sucedieran, cosas que “deberían” ser de otra manera en la lógica de mi vida, en esos casos, ejerzo mi libertad eligiendo mi actitud frente a la realidad.

16.- ¿Si lanzas una mirada a tu vida pasada que sentimiento predomina? ¿Y si miras al futuro?

Al pasado predomina un sentimiento de lucha y esfuerzo, si miro al futuro veo paz y serenidad.

GRACIAS.